El lema es “no amemos de palabra sino con obras. Ekin eta egin” coincidiendo así con el lema del acento diocesano. Lo que se pretende con ese lema, tomado de la Jornada Mundial de los Pobres convocada por el Papa Francisco, es «estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro».

Las películas propuestas para este tema han sido: